Italia: La Meca del Ciclismo

Italia: La Meca del Ciclismo

La historia de la bicicleta se remonta a las primeras civilizaciones italianas y a los planos encontrados de Leonardo Da Vinci.

Italia siempre estuvo involucrada con las bicicletas. Si nos inmiscuimos un poco en la historia de la bicicleta es imposible no recalar en Italia. Las referencias más primitivas a este medio de transporte se remontan a las civilizaciones de Egipto, China e Italia.

Uno de los principales culpables de que exista la bicicleta es el italiano Leonardo Da Vinci. Se han encontrado planos, dibujos y bocetos suyos en los cuales se encuentra la formula de la transmisión por cadena y las ruedas con radios y el sillín, cuadro y dirección, elementos fundamentales en la bicicleta.

Leonardo da Vinci bicycle draft

En un apartado de la obra "Codez Atlanticus" de Leonardo da Vinci ya aparecía un dibujo de una bicicleta. Leonardo ya pensó en una transmisión de cadena como en las que se utilizan en la actualidad. Estos dibujos fueron dispersados por el tiempo y quedaron recopilados sin orden ni concierto en la biblioteca Ambrosiana de Milán.

Es por eso que la bicicleta ha estado siempre en un escalón muy alto del pedestal de propiedades italianas y el fanatismo de su pueblo así lo demuestra.

Un ejemplo claro del compromiso por el ciclismo en Italia reside en la figura de Gino Bartali.

Durante el tiempo en que duró la Guerra, sobre todo entre 1943 y 1944, Gino comenzó sus viajes más importantes en bicicleta. Fuera de la competición. Normalmente, de Florencia a Asís. 200 kilómetros en los que transportaba cartas y documentos falsificados escondidos en los tubos del cuadro de su bicicleta para ayudar a escapar a cientos de judíos, la mayoría de ellos niños, que iban a ser traslados a campos de concentración alemanes.

Gino Bartali

Armado de valor y coraje, Bartali se hacía valer de su figura como ciclista para que nadie sospechara, pues, afirmaba, estaba entrenando para cuando todo terminara volver a ser campeón. Ayudaba de ese modo a una red interreligiosa clandestina en la Toscana que se dedicaba a "salvar a los judíos de ser exterminados". Se afirma que Bartali pudo ayudar a salvar la vida a más de ochocientos judíos gracias a esos documentos falsos.

Amor por la bicicleta artesana

Algunos constructores de bicicletas italianos, como el nuestro, siguen siendo fieles a su historia y siguen realizando sus bicicletas a mano. Poniendo pasión en cada una de sus construcciones.

Han evolucionado en el material utilizado. Primero fue el hierro, posteriormente el acero y titanio para acabar especializándose en un material muy complejo como es el carbono.

Para nosotros Italia es la meca del ciclismo y su Giro sigue manteniendo esa esencia romántica que nos apasiona. La vida se mueve por pasión y en Italia sobra…

El diablo del Giro d'Italia

0 comments

Write a comment