Por qué Alaphilippe no consiguió ganar el Tour de Francia

Por qué Alaphilippe no consiguió ganar el Tour de Francia

Hace ya un par de días que terminó la carrera más importante del ciclismo profesional y todo el mundo sabe que quien se proclamó campeón en los Campos Elíseos fue Egan Bernal. El colombiano se convierte así en el primero de su país en conquistar la Grande Boucle. Su éxito se debe sobre todo a su gran rendimiento en las etapas alpinas de la últimas semanas: en la 19ª, la que tuvo que interrumpirse tras subir al Col de l'Iseran por un alud que cortó la carretera en el tramo de bajada del puerto, consiguió ponerse líder de la clasificación, mientras que en la 20ª, también con un recorrido más corto de lo previsto por el mal tiempo pero igualmente repleta de escaladas, amplió su ventaja y consolidó su victoria.

A algunos aficionados, además del triunfo de Bernal, les llamó la atención el hundimiento de Julian Alaphilippe, que marchaba en primera posición hasta esa misma jornada 19ª. El francés perdió más de dos minutos en l'Iseran y otros tres al día siguiente; más de cinco en total, que hicieron que el corredor del equipo Deceuninck-Quick Step no solo abandonara cualquier opción de ganar, sino que incluso se quedara fuera del podio, en quinta posición. ¿Qué pudo llevar a semejante descalabro a un corredor que se había mostrado tan fuerte durante toda la carrera, en la que había vestido el amarillo durante 14 de los 21 días?

Iván Muñoz, de The Draft, nos explica las claves. El principal motivo son las características de Alaphilippe como corredor: "Es un clasicómano, un ganador de etapas, pero no de grandes vueltas. Su problema es que no es un escalador al uso como Contador, Froome o el propio Bernal. Si le mantienes a vatios altos durante mucho tiempo, acaba cediendo".

Conviene aclarar este concepto, que a muchos sonará familiar pero para otros será un gran desconocido. Los vatios se refieren a la potencia que es capaz de generar un ciclista, lo que, en relación a su peso, le permite alcanzar velocidades más altas durante un periodo concreto de tiempo. "Alaphilippe es más explosivo, tiene posiblemente los cinco minutos mejores del pelotón internacional: durante esos cinco minutos es capaz de mantener un rango de vatios que nadie puede igualar. Pero si el esfuerzo es más prolongado, aunque sea de veinte minutos, pega un bajón", indica Muñoz.

Esta circunstancia le penaliza mucho en las ascensiones a los grandes puertos, que es donde se acaban decidiendo las carreras, ya que durante la mayor parte del recorrido los ciclistas van en pelotón y las diferencias no se notan tanto. "Alaphilippe puede, por ejemplo, lanzar un ataque y empezar a subir a 25 kilómetros por hora, pero al poco tiempo baja a 18, mientras que un escalador puro mantiene un ritmo de vatios medio mayor y completa todo el recorrido a 22". De hecho, en la etapa anterior, la 18ª, también con elevaciones duras como Vars, Izoard o Galibier, Alaphilippe ya había perdido casi un minuto con respecto a Bernal.

Por esta razón, un ciclista de las características del francés puede brindarnos momentos puntuales de espectáculo, y es probable que consiga grandes éxitos en carreras cortas, de uno o varios días. Eso explica también que logre buenos resultados en contrarreloj; en este mismo Tour, por ejemplo, ganó la 13ª etapa sacándole hasta 14 segundos al siguiente (Geraint Thomas) y ni más ni menos que 1'36" a Bernal en un recorrido de menos de 28 kilómetros. Pero por su forma de rendir y sus características físicas, es poco probable que, al menos de momento, le veamos conquistar una de las grandes vueltas. En el futuro quién sabe: solo tiene 27 años, y el mundo del ciclismo no deja de dar sorpresas...

2 comments

Write a comment
kXwxghoPENnrDKt

kXwxghoPENnrDKt

UuGaKnHedr

mtWKLZXgkzA

mtWKLZXgkzA

SKWfqhZIXErlDu

Write a comment